Transformador eléctrico, su mantenimiento

El mantenimiento a los Transformadores se basa en la planeación y el seguimiento de los equipos durante su período de vida útil, esto para obtener el máximo aprovechamiento de su operación y predecir el futuro cambio del mismo.

Los problemas en los Transformadores eléctricos pueden ser de origen térmico, eléctrico, mecánico, electrodinámico, electromagnético y / o dieléctrico.

Programar una revisión para mantenimiento en su grupo de transformadores reducirá al mínimo las pérdidas de producción, optimizando los recursos de su empresa al minimizar los tiempos muertos por paros en la producción, por falta en el suministro de energía.

En seguida se indican las medidas generales que se deben seguir en cuanto al mantenimiento preventivo y predictivo.
El buen mantenimiento a los transformadores de distribución eléctrica tiene como principal objetivo los siguientes cuatro puntos:

  1. Evitar interrupciones en el flujo de energía.
  2. Reducir los riesgos de incendios y electrocución.
  3. Aumentar la vida útil de los equipos.
  4. Generar importantes ahorros para su empresa.

Mantenimiento Predictivo

Para el mantenimiento Predictivo del transformador se tienen los siguientes tres puntos.

  1. Evaluación del equipo, levantamiento técnico.
  2. Determinación de su estado actual, nivel de degradación de sus componentes.
  3. Entrega de reporte técnico, para la base del historial del equipo.

Mantenimiento Preventivo

Partiendo de que el equipo se encuentra en condiciones de operación, la realización de un mantenimiento preventivo rutinario es muy importante para que el transformador esté en condiciones de suministrar hasta el 100% de potencia sin riesgos y/o interrupciones.

Dicho programa se basa en 5 acciones fundamentales:

  1. Limpieza general del transformador.
  2. Análisis químicos y eléctricos del Aceite Aislante.
  3. Mantener nivel del aceite.
  4. Mantenimiento del filtro de Silicagel.
  5. Ensayo periódico de las protecciones (El Termostato y/o Relé buchholz).

El aceite aislante cumple múltiples funciones en los transformadores eléctricos:

  1. Mejora el aislamiento entre componentes internos del Transformador.
  2. Homogenización de la temperatura interna.
  3. Refrigeración.

Degradación del Aceite Aislante

El aceite aislante va degradándose dentro del Transformador durante el funcionamiento normal del mismo. La degradación dependerá de diversos factores, como lo es el tipo de transformador, su ubicación, la carga y la temperatura de trabajo, etc.

La Contaminación de los Aceites Aislantes está básicamente relacionada con:

Presencia de humedad en el Aceite (agua): Medida en PPM (partes por millón). El valor máximo, según la norma IEC 296 para transformadores, no debe superar los 30 PPM, aunque algunos fabricantes pueden recomendar máximos de 10 PPM de agua, para transformadores eléctricos de Alta Tensión >170 KV.

Partículas: La fabricación de los transformadores implica la utilización de papeles y celulosa, que pueden desprender pequeñas partes por vibración, etc. Además, los transformadores necesitan un respirador para poder compensar las dilataciones del aceite, siendo foco de entrada de polvo, etc. al interior del transformador, y por lo tanto al aceite.

Oxidación: Degeneración de las partículas, puntos calientes, esfuerzos de trabajo, suciedad y descompensaciones provocan la generación de gases disueltos y provocan la oxidación del Aceite Aislante del transformador.

 

Artículos Relacionados:

Mantenimiento a Transformadores

Localización de Fallas en Transformadores

Partes Constructivas de los Transformadores

Como probar Transformadores